TENTACIÓN Y TORTURA

Tiempo de lectura: 7 minutos

Visitas: 73

TENTACIÓN Y TORTURA

Aquella tarde me encontré la casa vacía; un oasis de tranquilidad que tenía que aprovechar.

Me despojé de mis ropas y caminé desnuda hacia la ducha.

Mientras me enjabonaba recordaba las manos de mi Señor recorriendo mi cuerpo y una ola de excitación me recorrió de la cabeza a los pies.

En ese momento se me ocurrió una idea interesante y dejé escapar una sonrisa maliciosa.

Después de lavarme el cabello me sequé y masajeé mi cuerpo con crema de Argán dejando un olor suave y delicioso por todo mi cuerpo que sabía que agradaría a mi Señor.

Caminé desnuda hacia la habitación y cuando llegué busqué entre mi ropa interior un minúsculo tanga negro de encaje y una blusa transparente de color rosa que dejaba muy poco a la imaginación.

Después de vestirme me miré en el espejo. La blusa apenas me llegaba por los muslos y mis pechos resaltaban bajo la transparencia.

Sonreí y busqué dos gomas rosas para hacerme dos coletas bajas que me daban un aspecto cándido e inocente.

Me sentía sexy y preciosa pero aún faltaba un pequeño toque de color en mis pómulos y mis labios.

  • Ahora si– me dije mientras enfilé el pasillo hacia la mazmorra.

Recogí mi collar y mi correa y preparé un té de fresa en la cocina.

Me recosté en el sofá que presidía el salón a leer un rato mientras bebía mi té humeante y miré el reloj.

Eran las cinco, faltaba media hora para que llegara mi Señor y me puse contenta.

Sobre las 17:25 ya había terminado mi té y dejé el libro encima de la pequeña mesita de cristal que estaba delante del sofá.

Volví a la cocina y lavé mi taza y me apresuré a esperar a mi Amo arrodillada en la entrada justo frente a la puerta con el collar y la correa en mis manos y mi cabeza tocando el suelo.

Sabía que Él estaba a punto de llegar y me sentí contenta y excitada al mismo tiempo.

Después de cinco minutos mi Señor cruzó el umbral y se sorprendió al verme allí ante ÉL.

  • ¡Qué sorpresa señorita! – dijo tocando mi mentón y levantando mi cabeza para ver su mirada – Levántese que quiero verla.

Me levanté lentamente y mi Señor me puso el collar y la correa. Me di una vuelta y pareció complacido al observar mi vestimenta.

  • Está usted preciosa pequeña.

Sonreí y tiró de la correa con fuerza para besarme.

  • He preparado té– dije
  • El té puede esperar señorita– dijo mientras me apremiaba a que me arrodillara y me conducía a la mazmorra

Al encender las luces sonreí con mucha alegría.

La mazmorra era mi lugar favorito; un lugar en el que la lujuria y el desenfreno se adueñaban de ambos y el placer se hacía latente.

  • Señorita, retire mis ropas– dijo levantándome del suelo.
  • Sí, mi Señor

A medida que iba desnudando a mi Señor me excitaba más y sentía como me iba humedeciendo y se erizaban mis pezones.

Mi Señor me observaba sabiendo cómo me sentía y me atrajo hacia sí y me besó apretando mi cuerpo contra el suyo.

Dejé escapar un gemido y sus manos bajaron hasta mis nalgas oprimiéndolas con fuerza.

  • Le sobra la ropa señorita, déjeme que la ayude.

Empezó a retirar mi blusa y a bajar mi tanga y cuando lo tuvo en sus manos notó la humedad y sonrió plantándome otro beso que me dejó sin respiración.

Tiró de la correa y me llevó a un diván que estaba al lado de la cama.

Me puso a cuatro patas y me ató de pies y manos con unas cuerdas para impedir que me moviera.

Mordió mi espalda hasta llegar a mis nalgas y me penetró con fuerza mientras me azotaba con la mano dejándome el trasero rojo.

Gimiendo disfrutaba como una perra por el placer que me brindaba su pene y el dolor que sentía tras cada azote.

Cerré mis ojos y me abandoné a todo lo que sentía por unos instantes hasta que sentí como mi Señor se corría y me apretaba las nalgas con fuerza mientras lo hacía.

Siguió azotándome unos minutos mientras masajeaba mi clítoris y daba pequeños golpes en mi vagina.

Me sentía en el séptimo cielo siendo usada por mi Señor y recibiendo el placer que me brindaba.

Me instó a que lamiera su sexo mientras apretaba y pellizcaba mis pezones y poco a poco pude sentir como aquello crecía en mi boca y estaba erecto de nuevo.

Me moría de ganas de que me empotrara, por eso yo lamía y succionaba ávidamente para provocarle el máximo placer.

Él tiraba de mis coletas con fuerza casi atragantándome y haciéndome sentir pletórica al escuchar sus gemidos de placer.

Cogió un vibrador del armario de la derecha y me hizo chuparlo antes de introducirlo en mi vagina.

Era un vibrador grande y gordo que podía dirigir desde el móvil.

Y así a cuatro patas y con el coño chorreando empujaba el vibrador hacia mi interior mientras sus dedos exploraban mi cavidad anal.

  • Me encanta sentir su coño chorreando – me susurró al oído – pero hoy voy a hacerla sufrir un poquito…

Cuando mis gemidos aumentaron retiró sus dedos y el vibrador y me desató.

  • De rodillas – dijo tirando de mi correa.

Puso unas pinzas en mis pezones y volvió a introducir su sexo erecto en mi boca mientras me tiraba del cabello con fuerza.

Escuchar sus gemidos me pareció súper excitante y me abandoné a darle todo el placer que pude hasta que sentí que se iba a correr y echó su esperma sobre mis pechos y empezó a dármelo en la boca poco a poco chupando sus dedos con lascivia mientras apretaba las pinzas de los pezones cada vez más.

Me clavó su mirada y me apremió a que me levantara.

Tiró de la correa y me besó fugazmente mientras sus dedos exploraban mi sexo.

Sacó la mano muy húmeda y me dio a probar de mi propio néctar.

Disfrutaba al hacerme lamer sus dedos mientras me miraba sabiendo que yo estaba muy caliente.

Me acostó en la cama boca arriba y vendó mis ojos.

Volvió a atar fuertemente mis manos y mis pies y se hizo el silencio.

Permanecí allí durante 5 angustiosos minutos en los que sólo escuchaba pasos de mi Señor alejándose.

De repente retiró las pinzas de mis pezones y comenzó a lamerlos con fruición haciendo que me sintiera tan mojada como si me hubieran echado agua entre las piernas.

  • Mi Señor lo deseo – dije entre gemidos.

Al escuchar esas palabras comenzó a morder mis pezones y a dar pequeños golpecitos en la entrada de mi vagina.

Al rato empecé a sentir frío en mis pezones.

Mi Señor estaba pasando cubitos de hielo por mis pezones haciendo círculos y también pasaba su lengua caliente por ellos haciéndome enloquecer.

Su mano volvió a explorar mi sexo y, al momento empecé a sentir su lengua en mi clítoris y el frío hielo que también frotaba en mi clítoris mientras sus dedos penetraban mi vagina con fuerza.

En ese momento se dio cuenta de que estaba a punto de correrme y paró volviendo a centrar su atención en mis pechos y empecé a sentir un dolor muy fuerte en el bajo vientre.

  • Aún no querida – susurró a mi oído mientras golpeaba mis pechos suavemente.

Me puso boca abajo y comenzó a darme con una pala de madera mientras pasaba un cepillo de púas por mi espalda de arriba a abajo.

Notaba las púas arañando mi espalda y sentía como un fuego la recorría en su totalidad.

Podía imaginar a mi Señor desnudo golpeando mis nalgas y arañando mi dorso con cara de lascivia mientras observaba mi cuerpo desnudo.

Esa visión me ponía más cachonda y con unas ganas locas de que me empotrara salvajemente.

  • Mi Señor– logre decir- hágame suya.
  • Ya eres mía ¿o no?
  • ¡Sí! – grité- ¡Soy totalmente suya!

Empezó a penetrarme suavemente y luego con más fuerza mientras insertaba un plug en mi cavidad anal.

Gritaba sin control y notaba que mi sexo chorreaba cada vez más.

Mi Señor se retiró sin sacarme el plug y me dio la vuelta.

Comenzó a lamer y apretar mis pezones mientras introducía sus dedos en mi vagina y luego en mi boca.

Realmente estaba muy muy mojada y demasiado excitada.

Mi sexo palpitante anhelaba sentir el suyo bien adentro y llegar al orgasmo tan ansiado.

Estaba casi mareada porque sentía como si la sangre no me llegara al cerebro y se concentrará en mi vagina bombeando sin parar.

Dejó de tocar mi vagina y volvió a concentrarse en mis pezones que estaban durísimos y doloridos.

Deseé poder tocarme y terminar con el martirio, pero mis manos estaban fuertemente sujetas y no podía escapar de mi tormento.

Súbitamente mi Señor se puso encima de mi ofreciéndome su sexo mientras introducía el vibrador en el mío.

Yo lamía y chupaba como una posesa disfrutando de la lengua de mi Señor en mi clítoris mientras metía y sacaba el vibrador que estaba puesto a máxima potencia.

Mis gemidos cada vez eran más intensos hasta que mi Señor levantándose y sacando el vibrador me empotró con tanta fuerza que se me salieron las lágrimas.

  • Quiero que grites que me deseas – susurró mi Señor
  • ¡Lo deseo! – grité con todas mis fuerzas mientras movía mi pelvis con cada acometida

Volvió a lamer mis pezones y a morderlos y paró al instante.

Se levantó dejándome exhausta y dolorida y me desató.

Se sentó en el diván y me ordenó que me sentará encima de su pene erecto.

Con los ojos llorosos alcancé a decir “gracias mi Amo” y me puse a cabalgando mientras me azotaba con la fusta y lamía mis pezones de nuevo.

Mi culo estaba al rojo vivo por dentro por llevar el plug tanto tiempo y por fuera por todo lo que había ocurrido anteriormente pero el dolor no me hizo parar y lo cabalgué de manera violenta hasta que nos corrimos juntos.

No pude evitar derrumbarme y abrazarlo con fuerza mientras lloraba desconsoladamente.

Ese había sido el culmen de una tortura para mí.

No me había dejado correrme durante un largo periodo de tiempo y ahora estaba sobre Él como una muñeca de trapo y mojándolo esta vez con mis lágrimas.

Me tomó en sus brazos y me llevó a la cama.

Sacó el plug con cuidado y me tapó con una sábana mientras me daba un dulce beso.

Mis ojos se cerraron y cuando desperté mi Señor estaba tumbado a mi lado observándome.

  • Te he preparado un baño – dijo tiernamente mientras me ayudaba a levantarme. – Ven.

Medio adormilada me levanté y Él me condujo al baño.

Tomándome en brazos me metió en la bañera y se metió a mi lado.

Sus manos recorrieron mi cuerpo lavando cada recoveco mientras yo me lavaba el cabello con los ojos cerrados.

Luego hice lo propio con él masajeando su cuerpo a medida que lo iba lavando.

Como estábamos muy cansados para cocinar o incluso para salir a cenar mi Señor pidió comida a domicilio y cenamos juntos en el salón.

Esa noche dormí como un bebé…

¿Por qué será?

Srta. Bambi.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: ¡¡Este contenido está protegido!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad